ENDODONCIA

 

La endodoncia, o tratamiento de conducto, es un procedimiento odontológico que consiste en la extracción de la pulpa de un diente. Este tipo de procedimientos es el que se realiza en los casos que la piza dental tenga daño o muerte de la pulpa, siendo esta la que sensibilidad al diente.

La muerte pulpar puede producirse por distintas causas, bien sea por infecciones, traumatismo en la pieza dental, caries demasiado profundas que inflaman y termina por dañar el nervio.

Cuando un diente presenta este tipo de daños, presenta unas características peculiares como, dolor en la pieza, hinchazón y enrojecimiento de la encía, Sensibilidad a la presión y los cambios de temperatura (calor o frio), Oscurecimiento en el color de la pieza dental. En estos casos, tras evaluación de un especialista es muy probable que requiera un tratamiento endodóntico.

Una de las alternativas más usadas en la actualidad, por las ventajas y beneficios que aporta es el sistema de endodoncia rotatoria, este tipo de tratamiento permite diagnosticar, prevenir y salvar las piezas dentales, antes de recurrir a un tratamiento de conducto, este tipo de tratamientos son evaluados por un especialista quien puede determinar a través su diagnóstico de la pieza dental si este califica para poder ser recuperada a través de este tipo de tratamientos.

Pero ¿Qué es la endodoncia rotatoria?

El sistema de endodoncia rotatoria, es un tratamiento a través del cual se busca regenerar el de manera específica el daño que pueda existir en la pulpa de una pieza dental, aplicando tratamiento específico sobre la causa de este daño. Su naturaleza no solo es la de regenerar las condiciones de la pulpa del diente actuando directamente sobre la afección de la pieza dental, sino que también posee la capacidad de prevenir el daño a través de su sistema de limpieza profunda.

Como hemos mencionado las causas de daño pulpar son diversas, bien sea caries, traumatismos, infecciones, etc. De manera que, la endodoncia rotatoria, permite tratar de manera puntual este daño parta poder rescatar la pieza dental y evitar su extracción

Este tipo de tratamiento puede ser aplicado a piezas dentales fracturadas, con caries profundas o lesiones en su tejido pulpar. El especialista es la persona facultada para diagnosticar si la lesión que presenta el paciente puede ser reversible, con la intervención de estas técnicas endodónticas a través de las cuales se puede revertir el proceso inflamatorio en la pulpa del diento, o si por el contrario el daño que posee la pieza dental está en etapa irreversible.

El procedimiento de endodoncia rotatoria se realiza con de instrumentos impulsados ​​por energía permite una limpieza y conformación más precisa de su conducto radicular, lo que permite que se llene más fácilmente y con resultados más predecibles. Esta tecnología también reduce drásticamente la sensibilidad postoperatoria, el tiempo que pasa en el sillón dental y las molestias en comparación con el tratamiento endodóntico convencional.

La tecnología usada pata los tratamientos de endodoncia rotatoria, minimiza el malestar asociado con los conductos radiculares; alentarlo a salvar su diente en caso de que requiera este tratamiento.

La endodoncia rotatoria permite mantener y salvar las piezas dentales, además de mantener la altura correcta de los huesos y la estructura de la mandíbula.

Beneficios de la Endodoncia Rotatoria.

 

  • Este tipo de tratamientos es más rápido que el tradicional tratamiento de conducto.
  • Es capaz de realizar limpieza profunda del conducto radicular.
  • Es un tratamiento muy preciso gracias a la flexibilidad de los instrumentos permite una mejor atención dentro de los canales curvos
  • Es eficiente y confiable.
  • Es menos invasivo y permite salvar las piezas dentales evitando su extracción.
  • Elimina el mal aliento y disminuye la posibilidad de infecciones en la cavidad bucal.
  • Evita desplazamiento de los dientes adyacentes.
  • Restablece la funcionalidad de la pieza dental y reponiendo las zonas desgastadas.

 

¿Cuáles son las señales de alerta que señalan un daño en la pulpa de un diente?

  • Hinchazón y enrojecimiento de las encías.
  • Oscurecimiento o cambio de color de la pieza dental.
  • Sensibilidad a temperaturas bien sea frio o calor.
  • Sensibilidad a la presión.

Son síntomas claros de que una o más piezas dentales presentan daño pulpar, ante los cuales debes visitar un especialista que evalúe las condiciones y el tratamiento puntual que se debe realizar.

 

¿Qué cuidados debo tener después de una endodoncia?

  • Es necesario seguir un sistema de control de citas a través de las cuales el especialista verifique la evolución de la pieza dental.
  • En caso de ser necesario, el especialista indicara analgésicos para contrarrestar el dolor o molestia, o antibióticos en caso de presentar inflamación.
  • Mantener el cuidado y salud bucal.
  • Evitar el mal uso de la pieza dental, sobre todo en su proceso de recuperación.

 

¿Cuáles son los riesgos de no realizar una endodoncia?

 

La atención oportuna de los problemas bucales, es la única manera de solucionar minimizar los riesgos de complicaciones de salud asociadas a la salud bucal.

  • Cuando un tratamiento endodóntico no se realiza de manera oportuna una de las consecuencias es la posibilidad de desarrollar infecciones graves, abscesos dentales e incluso sepsis en las cuales no será posible aplicar rellenos y las cuales son muy complejas de combatir con antibióticos.
  • En casos más severos puede producir celulitis, endocarditis bacteriana, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular e incluso la muerte que ponen en peligro la vida, lo cual son desencadenantes de este tipo de infecciones de gran severidad.
  • Extraer las piezas dentales, pueden producir desplazamiento de las piezas adyacentes, o producir daño a dientes sanos.
  • El desplazamiento de las piezas dentales puede incidir en la apariencia facial del paciente.

Mantener un cuidado inadecuado o deficiente en la salud bucal, puede ser el detonante de patologías que pueden llevar a gravedad en estados de salud en general. Es por ello que es imprescindible mantener un control periódico, a manera de prevenir enfermedades bucales y las complicaciones que estas conllevan.

Además, el control periódico es capaz de prevenir de manera oportuna cualquier complicación y atacarla antes de que esta se convierta en un problema de salud bucal más profundo.